N° 29. Primero. Año 2024



26 de enero de 2024

El compromiso actual de la Consejería de Derechos Sociales y Bienestar abarca, no solo la provisión de servicios esenciales, sino también el de dignificar los cuidados y blindar el estado de bienestar.

En esta entrevista exploraremos los proyectos clave y las estrategias innovadoras que darán forma al año 2024 en el Sistema Asturiano de Servicios Sociales (SASS). Con un enfoque multidisciplinario y centrado en la persona, la consejera compartirá insights guiados por la visión de una administración comprometida con el bienestar integral de la ciudadanía.

El compromiso actual de la Consejería de Derechos Sociales y Bienestar abarca, no solo la provisión de servicios esenciales, sino también el de dignificar los cuidados y blindar el estado de bienestar.

En esta entrevista exploraremos los proyectos clave y las estrategias innovadoras que darán forma al año 2024 en el Sistema Asturiano de Servicios Sociales (SASS). Con un enfoque multidisciplinario y centrado en la persona, la consejera compartirá insights guiados por la visión de una administración comprometida con el bienestar integral de la ciudadanía.

  • ¿Cómo afronta esta nueva legislatura?

Con fuerza y convencimiento. Fuerza para abordar el alto impacto de retos que ya son presente para la sociedad asturiana, como el envejecimiento o las nuevas expectativas de las personas con discapacidad. Convencimiento porque el fuerte compromiso de todos los actores que dan vida al Sistema Asturiano de Servicios Sociales, ya sean públicos o privados, consolidará el trabajo realizado durante la legislatura pasada en aras de mejorar la vida de las personas.

Afianzaremos, por tanto, la transformación del sistema con un programa de gobierno eminentemente reformista, clave para el desarrollo de proyectos que, necesariamente, trascenderán esta legislatura, precisamente porque tanto la dignidad como la autonomía de la vida de las personas y su bienestar, que es lo que nos importa, va más allá de cuatro años.

Disponemos de una hoja de ruta claramente orientada al fortalecimiento de las políticas de atención a las personas, ya sean menores, mayores, personas con discapacidad, personas que se encuentran en situación de exclusión social, familias o quienes fuera de nuestras fronteras requieren de apoyo para transitar sus proyectos de vida. Atención a las personas que se verá reforzada con medidas de mejora de la gestión del sistema, imprescindibles para hacerlo posible.

  • ¿Cuáles son los proyectos más destacados que la consejería tiene previsto desarrollar o iniciar el año en el ámbito de los servicios sociales?

El gran proyecto de la Consejería de Derechos Sociales y Bienestar es siempre cuidar de las personas y, por tanto, blindar esos cuidados para garantizarles una vida digna. En este marco, la implantación de la Estrategia CuidAs, el desarrollo de la Agenda Asturiana para la Atención Integral de Personas con Discapacidad (2024 – 2030), el fortalecimiento de los itinerarios de inclusión social y laboral, y el despliegue del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia centrarán, sin duda, los esfuerzos esta legislatura.

Iniciativas que irán acompañadas de reformas organizativas y normativas llamadas precisamente a apuntalar la transformación del sistema asturiano de servicios sociales. No nos olvidamos: la mejora progresiva de los servicios sociales es nuestro compromiso con la sociedad de la que formamos parte y, en este sentido, Asturias es una comunidad cohesionada y bien trabada. Por lo tanto, continuaremos implantando medidas para que sigan llegando a todas las asturianas y asturianos con mayor calidad y facilidad, cuando lo necesiten e independientemente del lugar en el que vivan.

  • ¿Cómo pueden blindarse las políticas sociales ante las previsiones demográficas de envejecimiento para 2030?

Asturias, como España y el resto de Europa, tiene una población envejecida. El INE calcula que en 2030 tendremos un 10% más de personas mayores de 65 años que ahora, y cuando concluya esta legislatura el volumen habrá crecido en 22.000 personas. Por tanto, seguirá aumentando la presión sobre el sistema de dependencia y nos habremos situado para entonces en un presupuesto asociado al sistema para la autonomía de más de 400 millones, lo que se traduce en un 40% más que en la actualidad.

Estos datos son solo una parte del contexto con el que nos encontraremos en 2030 para el que, desde las políticas sociales, ya estamos diseñando una respuesta adecuada al tiempo que sostenible. Pero la sostenibilidad del sistema implica no sólo al Gobierno del Principado sino a toda la sociedad asturiana. Por eso, abogo por el diálogo, la colaboración y la búsqueda de acuerdos.

Propuse a principios de legislatura la articulación de un gran pacto social, de amplio alcance, que incluya a los grupos políticos representados en la Junta General del Principado y a los agentes sociales implicados, un consenso que blinde los cuidados de las personas mayores mediante modelos de servicios de calidad claramente definidos y con una financiación suficiente, de modo que podamos seguir garantizando una vida digna y una sociedad más justa e integrada. Este acuerdo tiene que anticipar y garantizar la adecuada respuesta a las nuevas expectativas que supone el envejecimiento de la población, teniendo en cuenta que el 80% de las personas queremos hacernos mayores en nuestras casas. Por tanto, apelo un amplio pacto que garantice la adecuada respuesta a las nuevas expectativas del envejecimiento de la población Además, debe reflejarse en el proceso de concertación y trascender la legislatura porque la dignidad de las personas y su vida autónoma va más allá de una legislatura. Ese es el camino.

  • Sobre el nuevo modelo de atención centrada en la persona y la Estrategia CuidAs ¿Cuáles son los principales objetivos y beneficios esperados de estas iniciativas?

Lo resumiría en uno de los principios que ha inspirado la estrategia: cuidando personas, acompañando vidas. La finalidad de esta estrategia supone una auténtica revolución en el cuidado a las personas, tanto en centros públicos como privados o en su propio entorno. Se trata de un nuevo modelo orientador del cuidado que garantice que quienes precisan de apoyos por parte de otros sean vistos como individuos portadores de valores y de derechos, y en consecuencia, tengan herramientas para poder desarrollar sus proyectos de vida y disfrutar de ellos. CuidAs beneficiará a más de 310.000 personas mayores de 65 años o con algún tipo de discapacidad, también a miles de profesionales, y supera con creces la visión sobre la atención residencial incorporando una perspectiva claramente orientada a la desinstitucionalización.

En definitiva, nos planteamos el cuidado de las personas como un valor ético de las sociedades democráticas que ha de ser entendido desde la corresponsabilidad, con implicación y compromiso a distintos niveles: compromiso de la propia persona, de las familias, de la Administración y de la comunidad. Hemos dado los primeros pasos en su implantación y avanzamos de un modo firme, a la par de prudente, apostando por una acción co-participada a través de la Red Cuidas.

  • ¿Qué papel tienen las empresas del sector de los cuidados en el nuevo modelo?

Como parte que son del sistema asturiano de servicios sociales no es posible obviar el papel que adquieren estas empresas, que dan empleo a miles de personas. La trascendencia de la economía del cuidado en Asturias merece especial atención por parte del conjunto de administraciones públicas. Solo estrechando una relación de conocimiento y confianza seremos capaces de avanzar con firmeza hacia la exigencia de cumplimiento en la mejora de condiciones laborales, de estándares de calidad en la prestación de servicios y de sostenibilidad del propio sistema.

Más allá de los compromisos ya adquiridos en relación a la financiación de las plazas en régimen de concierto y el apoyo a la transformación del modelo de cuidados, hemos dado un salto cualitativo con visión también a medio y largo plazo. En este sentido, estamos avanzando en un proyecto de innovación social llamado a impulsar modelos de colaboración innovadores para dar respuesta a las expectativas de los nuevos envejecimientos. El desarrollo de soluciones para abordar este desafío abre oportunidades de actividad y empleo desconocidas hasta ahora, a través de lo que ya se denomina “silver economy”, por lo que la colaboración público-privada resulta clave.

La puesta en marcha del Laboratorio para la creación del Centro de Competencia para la Economía del Cuidado de Larga Duración y el Envejecimiento Activo, al que destinamos dos millones, será la pieza que articule el engranaje que soportará el proceso de progresiva transformación del actual paradigma del cuidado de larga duración en el ámbito de los servicios sociales.

  • Un problema social a nivel global es la soledad no deseada ¿Cuáles son las líneas de trabajo que se quieren llevar a cabo desde la consejería para combatir la soledad no deseada?

Es este un fenómeno de importancia creciente que afecta a las personas tanto en Asturias como España y en Europa. Además de las personas mayores, otros grupos de personas también son susceptibles de padecerla. Somos plenamente conscientes de los efectos que produce en la vida de las asturianas y los asturianos, de ahí que hayamos incorporado en el presupuesto de 2024 una dotación de cuatro millones para hacerle frente en estrecha colaboración con los ayuntamientos, las administraciones más próximas a las personas.

Esa cercanía les ha permitido, a lo largo de los últimos años, poner en marcha diferentes iniciativas contra la soledad no deseada de sus vecinos y vecinas. Iniciativas que, unidas a proyectos autonómicos como “Rompiendo distancias” (que ya cumple más de dos décadas) o el proyecto “Senda” y acciones de entidades sociales, serán los que den forma a la estrategia contra la soledad no deseada en Asturias para que aquellas personas que padecen ausencia de compañía o afecto puedan tener una vida más plena.

  • En el enfoque de atención a personas con discapacidad, ¿cuáles son las estrategias clave que se están implementando?

El Gobierno de Asturias tiene un firme compromiso con las personas con discapacidad. El trabajo coordinado con las diferentes entidades que a diario trabajan en este ámbito ha dado resultados muy positivos en los últimos años. El valor de esta experiencia y la voluntad de adaptarnos a las nuevas expectativas de las personas con discapacidad nos han inspirado a la hora de plantear al CERMI la hoja de ruta para los próximos cuatro años alrededor de cuatro ejes fundamentales: atención infantil temprana; accesibilidad universal; empleabilidad de las personas con discapacidad y vida autónoma y atención al envejecimiento. Cuatro aspectos sobre los que ya estamos elaborando la Agenda Asturiana para la Atención Integral de Personas con Discapacidad 2024-2030.

En esa respuesta a nuevas expectativas se contempla la ampliación tanto del número de plazas como del número de servicios en el marco de aplicación de la Ley de Acción Concertada. Quiero destacar también la puesta en marcha de las Oficinas de Vida Autónoma y Participativa, otro ejemplo claro de la implicación de la consejería en este ámbito. Implicación que mantenemos intacta y que nos permitirá seguir trabajando con el mismo empeño de la mano de las entidades del tercer sector que llevan años trabajando en la atención a personas con discapacidad.

  • ¿Cómo se plantea fortalecer la colaboración con los ayuntamientos en esta legislatura?

Los ayuntamientos son la puerta de entrada para el acceso de las personas a los servicios sociales. Consideramos que son piezas clave del sistema asturiano de servicios sociales y a ellos nos une una relación de colaboración y trabajo conjunto permanente. Más allá del incremento de la aportación autonómica al Plan Concertado o a la encomienda de la gestión del servicio de ayuda a domicilio que consolidamos la pasada legislatura, la primera medida de esta que arrancó en agosto ya está articulada: hemos diseñado un nuevo modelo de financiación plurianual a cuatro años que permitirá a los ayuntamientos mejorar la gestión a través de diversas medidas que simplificarán la burocracia y justificación del gasto así como el abono anticipado del importe por parte de la consejería, de manera que cuenten con solvencia económica a lo largo del ejercicio.

Los ayuntamientos participan también en la gestión de fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia. Lo han hecho en iniciativas como las que lideró la Oficina Virtual de Accesibilidad Universal (OVAU) y algunos ya podrán acometer obras en 2024 a través de subvenciones directas para dotarse de centros multiservicios de atención a personas mayores y con discapacidad, basados en el nuevo modelo de atención centrado en la personas y diseñado en la Estrategia CuidAS, al que antes hice referencia.

Nuestro compromiso es compaginar la inversión social con mejoras en la gestión para dar una respuesta adecuada a las necesidades de las personas que acceden de una u otra forma a los servicios sociales.

  • La revista + Calidad ha estado proporcionando información sobre proyectos y buenas prácticas desde 2012. ¿Cómo valora la consejería la gestión del conocimiento y la difusión de experiencias exitosas en el campo de los servicios sociales? ¿De qué manera contribuye esta revista a estos objetivos?

Es fundamental que en el ámbito de los Servicios Sociales tengamos la inquietud y el interés por hacer mejor las cosas. Para lograrlo, es necesario no solo innovar, sino también mantenernos informados sobre las investigaciones en curso, sus resultados, así como las políticas y protocolos implementados y sus respectivos impactos.

En la búsqueda de proporcionar servicios más efectivos, es fundamental abrirnos al intercambio de conocimientos con el mundo que nos rodea. En este sentido, resulta crucial conocer y compartir opiniones, estudios y buenas prácticas, ya que solo de esta manera podremos analizarlos, valorarlos y contribuir al continuo mejoramiento de nuestros procesos e intervenciones.

Es precisamente en este contexto donde la gestión y difusión del conocimiento desempeñan un papel fundamental. La revista + Calidad se ha convertido en protagonista destacada, siendo el vínculo indispensable entre dicho conocimiento y las y los profesionales del campo. Con doce años de existencia, la revista ha demostrado ser un éxito, consolidándose como una fórmula efectiva para impulsar la mejora continua.