Imagen del artículo
N° 22. Año 2020

Uso abusivo del teléfono móvil: una enfermedad social emergente

El uso abusivo de la tecnología móvil supone un riesgo de salud comunitaria que comienza a ser reconocida como “enfermedad social”. Para lograr su reconocimiento por la OMS, se hace imprescindible fundamentar investigaciones que puedan constatar científicamente este impacto. Nuestro estudio, mediante metodología cuantitativa y cualitativa permite describir pautas de uso en población joven asturiana de entre 14 y 24 años; constatando una conducta abusiva que provoca/predispone a la enfermedad. En este sentido, se alcanzan usos de redes sociales del 97,2%, distribuidos por igual entre ambos géneros y niveles de estudio. Una conducta compulsiva que no correlaciona con el consumo de otras sustancias pero que sí afecta sobre variables de salud tales como la ansiedad y los problemas para conciliar el sueño. En esta línea, se aíslan 4 componentes. El primero relacionado con el “abuso/dependencia” conductual del teléfono; el segundo, describe “consecuencias psicosomáticas y sociales” (cansancio, desmotivación y depresión, falta de concentración, problemas de conciliación del sueño, dificultades para relacionarse socialmente). Respecto al tercer componente de “consecuencias físicas” se destacan dolores de cabeza y de espalda. Finalmente, se plantea la “Adicción al móvil” en conductas compulsivas de dedicación en la vida diaria y necesidad de mirarlo con carácter inmediato al recibir señales y con sentimientos negativos en caso de no poder.

Mostrando el intervalo 51 - 60 de 90 resultados.