N° 28. Segundo. Año 2023



17 de julio de 2023

ROSA Mª MARTÍNEZ PIÉDROLAA, FERNANDO MARTÍNEZ CUERVOB, MARTA PÉREZ DE HEREDIA TORRES A, SERGIO SERRADA TEJEDA A, REBECA MONTES MONTES A Y STEFAN WALTER C.

(a) TO+IDI. Universidad Rey Juan Carlos, Madrid. (b) Consejería de Derechos Sociales y Bienestar, Principado de Asturias. (cDiagEpi. Universidad Rey Juan Carlos, Madrid.

Descarga aquí el artículo La simulación del envejecimiento cómo método para la promoción de la actitud empática en profesionales sociosanitarios

Los cambios físicos, emocionales y sociales que experimentan las personas mayores debido al proceso de envejecimiento. Esto puede afectar su capacidad para interactuar con el entorno y requerir cuidados a largo plazo en entornos residenciales en el que los profesionales sociosanitarios desempeñan un papel crucial por lo que su actitud y empatía influyen en la calidad de la asistencia que brindan.

Para mejorar estas habilidades empáticas, se emplea mediante simulación, una metodología que permite generar experiencias de la vida real. El uso del traje simulador de edad GERT parece tener un efecto positivo en las habilidades de empatía profesional sanitaria de los profesionales sociosanitarios. Esto sugiere que la simulación puede ser una herramienta útil para mejorar la comprensión y la actitud hacia las personas mayores en entornos de cuidado y atención a largo plazo.

Sin embargo, se necesita más investigación para respaldar estos hallazgos y determinar la eficacia a largo plazo del uso de esta metodología en la formación de los profesionales sociosanitarios.

PALABRAS CLAVE: envejecimiento, profesionales sociosanitarios, cuidado de personas mayores, traje simulador de edad, habilidades empáticas, mejora en la empatía profesional sanitaria.

    1. Introducción

El envejecimiento conlleva cambios estructurales, morfológicos y funcionales que afectan a las habilidades relacionadas con el movimiento, aspectos sensoriales y factores psicosociales y, en definitiva, a la capacidad para interaccionar con el entorno. Los mayores que viven en entornos residenciales necesitan cuidados a largo plazo que pueden variar, en función de la evolución del proceso de envejecimiento, en cuanto a la cantidad y al tipo de ayuda necesaria. El cuidado de las personas mayores es una parte importante de las funciones de los profesionales sociosanitarios1 (Chen et al., 2015), estar preparados para atender sus necesidades y comprender y adoptar actitudes adecuadas hacia ellos es un requerimiento que puede influir en la prestación de servicios asistenciales2 (Bruade et al., 2015), dado que, en muchas ocasiones, el personal que les atiende no ha comenzado a experimentar este proceso de envejecimiento3 (Vanlaere, Coucke y Gastmans, 2010). Por ello, la actitud del personal que atiende y cuida a las personas mayores juega un papel esencial en la calidad de la asistencia.   Conseguir que los y las profesionales sanitarios puedan implementar una práctica centrada en la persona, requiere considerar aspectos como la empatía durante el proceso asistencial. Para humanizar el trato al mayor es preciso analizar las habilidades empáticas, ya que la empatía permite entender el punto de vista, los sentimientos y emociones de la otra persona y comunicarle esa comprensión a través del lenguaje verbal (el contenido de lo que decimos) y no verbal (nuestros gestos, contacto ocular directo, expresión facial, tono de voz o distancia personal, entre otros).

Una de las metodologías que se emplean actualmente para entrenar al profesional sociosanitario en el desarrollo de unas mejores habilidades empáticas, es la simulación, la cual posibilita generar experiencias de la vida real a través de diferentes tecnologías. En este caso, el uso de un traje simulador de edad permite experimentar las limitaciones de las personas mayores de manera personal y en el propio cuerpo. Con su uso, se puede lograr un efecto que se aproxima mucho a las limitaciones de las capacidades sensoriales y motoras de la vejez. También es posible vivenciar las dificultades en la marcha y la movilidad, facilitando la capacidad de comprender mejor el comportamiento de las personas mayores.  A pesar de su utilidad, en la actualidad hay escasa evidencia científica sobre la eficacia de estos equipos de simulación de edad para aumentar la comprensión, la actitud y la empatía hacia los adultos mayores4,5 (Gholamzadeh et al., 2018; Reid-Searl et al., 2020).

    1. Objetivo

Este proyecto propone evaluar la eficacia de la utilización del traje Simulador GERonTológico (GERT) en profesionales sociosanitarios para mejorar las habilidades empáticas relacionadas con el cuidado y atención a personas mayores que viven en residencias.

    1. Metodología

Para el presente estudio, se reclutó una muestra de profesionales sociosanitarios (terapeutas ocupacionales, enfermeras, auxiliares, médicos, fisioterapeutas, etc.) de dos residencias del Principado de Asturias: CPR Residencia Santa Teresa Oviedo y CPR El Cristo. A todos los participantes se les ofreció la participación en este estudio durante su horario laboral, siendo esta voluntaria y sin ningún perjuicio ni beneficio económico o de otra índole. Para participar en el proyecto, todos los participantes cumplieron los siguientes criterios:

CRITERIO DE INCLUSIÓN

  • Trabajar en el centro adscrito y tener contacto directo con los residentes.

CRITERIOS DE EXCLUSIÓN

  • No haber firmado el consentimiento informado escrito para participar en el estudio.
  • No poder participar en un programa de ejercicio físico.

Para la realización de este proyecto, se crearon dos grupos aleatorizados de participantes:

  • Un grupo experimental en el que dos terapeutas ocupacionales impartieron una sesión educativa sobre envejecimiento, limitaciones funcionales y relación de la empatía y el cuidado del mayor. Además, en este grupo se realizaron varias actividades con el traje de envejecimiento, todas ellas supervisadas por los investigadores.
  • Un grupo control en el que dos terapeutas ocupacionales impartieron una sesión educativa sobre envejecimiento, limitaciones funcionales y relación de la empatía y el cuidado del mayor. Este grupo no participó ni vivenció el traje de simulación de envejecimiento. 

Una vez asignada la aleatorización de los participantes, se acudió durante una semana para realizar la intervención con los profesionales de cada centro. Al inicio de cada sesión de intervención, cada participante cumplimentó un cuestionario de datos sociodemográficos. Posteriormente, para poder verificar los resultados de la intervención, todos los integrantes de cada grupo fueron evaluados mediante dos cuestionarios que permiten identificar aspectos relacionados con la empatía: en primer lugar se evaluaron las habilidades empáticas generales mediante el Índice De Reactividad Interpersonal6 (IRI) (Escrivá, 2004); y en segundo lugar, se evaluó el comportamiento autopercibido por el propio profesional durante su interacción con los pacientes mediante la versión española para profesionales sanitarios de la Escala de Empatía Médica de Jefferson7 (JSE-HP) (Blanco-Canseco et al, 2018). Ambos cuestionarios fueron administrados antes y después de la intervención, tanto en el grupo control, como en el grupo experimental que vivenció la experiencia de simulación.

Esta experiencia de simulación consistió en la utilización del traje simulador de envejecimiento GERT (Imagen 1), durante la realización de diferentes actividades de la vida diaria de los pacientes de la residencia, como, por ejemplo, subir/bajar escaleras, desplazarse por la residencia, acostarse/levantarse de la cama, sentarse/levantarse del inodoro, guardar la ropa en el armario o interactuar con otras personas del entorno. Este traje requiere la colocación de un equipo específico por parte de los investigadores, y está formado por componentes individuales, los cuales, a través de su interacción, logran replicar un efecto que se aproxima a las limitaciones en la capacidad sensoriomotora características de la vejez. Los accesorios empleados, consistieron en gafas de simulación que se asemejan a enfermedades oculares, collarín, rodilleras y coderas que simulan restricciones en la movilidad de miembro superior e inferior, cubrezapatos que simulan una marcha inestable y auriculares que simula dificultades auditivas.


Imagen 1. Participantes del CPR El Cristo con el traje de simulación GERT.

    1. Resultados

En el estudio participaron un total de 41 profesionales sociosanitarios procedentes de los dos recursos residenciales con una distribución aleatoria entre el grupo control (n=21) y el grupo experimental (n=20).  El 90,2% (n = 37) de las participantes eran mujeres, 78% auxiliares de enfermería (n=32) y el promedio de edad del total de la muestra se sitúa en los 49,4 años (DT = 11,5) de edad.

En cuanto a los resultados sobre las habilidades de empatía, tanto general como profesional sanitaria, se encontraron los siguientes hallazgos: ninguno de los grupos experimentó cambios significativos en sus habilidades de empatía general tras la intervención, ni a nivel global ni en las diferentes subescalas de la escala IRI. Respecto a la empatía específica profesional sanitaria, el grupo experimental mejoró significativamente sus habilidades a nivel global y sus habilidades de empatía cognitiva tras la intervención, mientras que el grupo control experimentó una disminución significativa de su empatía emocional tras la intervención. Sin embargo, la empatía específica profesional global y cognitiva del grupo experimental era significativamente menor a las del grupo control antes de la intervención, por lo que los niveles post-intervención entre ambos grupos fueron similares.

    1. Discusión

Con respecto a la empatía general, no se han reportado cambios significativos, a diferencia de la mejora encontrada en la empatía profesional sanitaria, concretamente se reflejó una mejora en la atención y cuidado de las personas mayores. Este hecho puede ser explicado por el carácter de la intervención, dirigida a abordar aspectos acerca del proceso de envejecimiento y su impacto en el funcionamiento diario, así como la relación entre la empatía y el cuidado de la persona mayor. En esta línea, una revisión8 reciente de la literatura relacionada con el uso de trajes de simulación del envejecimiento concluye que, además de mejorar los niveles de empatía, también mejora el conocimiento de proceso de envejecimiento y las actitudes hacia las personas mayores. La mejora reportada en la empatía específica profesional se ve reflejada tanto en la puntuación total global de la escala como en la empatía cognitiva del grupo experimental. Este hecho puede deberse a que el uso del traje de simulación del envejecimiento haya potenciado en mayor profundidad los aspectos racionales de la empatía hacia el cuidado de otros. Estos resultados son similares a los reflejados en la literatura científica más reciente  (8,9) que pone de relieve el uso de simulación de envejecimiento como una herramienta de aprendizaje en el uso de los abordajes centrados en la persona.

Como conclusión, una intervención educativa desde Terapia Ocupacional en combinación con una experiencia de simulación, a través de la experimentación de diferentes actividades empleando un traje de envejecimiento, mejora la empatía global y cognitiva relacionada con la atención al paciente en profesionales de sociosanitarios de residencias de personas mayores.

 

    1. Bibliografía

1. Chen AM, Kiersma ME, Yehle KS, Plake KS. Impact of the Geriatric Medication Game® on nursing students’ empathy and attitudes toward older adults. Nurse Educ Today. 2015;35(1):38–43. 

2. Braude P, Reedy G, Dasgupta D, Dimmock V, Jaye P, Birns J. Evaluation of a simulation training programme for geriatric medicine. Age Ageing. 2015; 44(4):677–82.

3. Vanlaere L, Coucke T, Gastmans C. Experiential learning of empathy in a care-ethics lab. Nurs Ethics. 2010;17(3):325–36.

4. Gholamzadeh S, Khastavaneh M, Khademian Z, Ghadakpour S. The effects of empathy skills training on nursing students' empathy and attitudes toward elderly people. BMC Med Educ. 2018; 18(1):198. doi: 10.1186/s12909-018-1297-9

5. Reid-Searl K, Levett-Jones T, Lapkin S, Jakimowicz S, Hunter J, Rawlings-Anderson K. Evaluation of the 'Empathic Care of a Vulnerable Older Person' e-simulation. Nurse Educ Today. 2020; 88,104375. doi: 10.1016/j.nedt.2020.104375

6. Mestre-Escrivá V, Frías-Navarro M. D, Samper-García P. La medida de la empatía: análisis del Interpersonal Reactivity Index. Psicothema. 2014; 16(2): 255-260. 

7. Blanco JM, Caballero F, García FJ, Lorenzo F, Monge D. Validation of the Jefferson Scale of Physician Empathy in Spanish medical students who participated in an Early Clerkship Immersion programme. BMC Med Educ. 2018; 18. https://doi.org/10.1186/s12909-018-1309-9

8. Bowden AL, Chang HR, Wilson W, Traynor V. The impact of ageing simulation education on healthcare professionals to promote person-centred care towards older people: A literature review. Nurse Educ Pract. 2021; 53:103077 doi: 10.1016/j.nepr.2021.103077

9. Bowden A, Wilson V, Traynor V, Chang HR. Exploring the use of ageing simulation to enable nurses to gain insight into what it is like to be an older person. J Clin Nurs. 2020; 29(23-24):4561-4572. doi: 10.1111/jocn.15484