N° 29. Primero. Año 2024



26 de enero de 2024

La Consejería de Derechos Sociales y Bienestar lidera un innovador proceso de transformación del modelo de cuidados de larga duración a personas adultas en el Principado de Asturias a través de la "Estrategia CuidAs".

Como principal instrumento de acción coparticipada de la Estrategia se crea la Red CuidAs a la misma se pueden incorporar centros y servicios comprometidos con el cambio, proyectos innovadores, así como organizaciones y profesionales a título particular como “aliados/as” de este cambio.

La Red se conforma a través de Grupos Operativos de Elaboración (GOEs). Entre ellos, el GOE 5 está dedicado a la "Sensibilización Social y Nueva Mirada al CLD" (Cuidados de Larga Duración).

Imagen 1. Participantes del GOE Decálogo nueva mirada al Cuidado (anterior GOE5 “Senbilización Social y Nueva Mirada al CLD (Cuidados de Larga Duración)”

La Consejería de Derechos Sociales y Bienestar lidera un innovador proceso de transformación del modelo de cuidados de larga duración a personas adultas en el Principado de Asturias a través de la "Estrategia CuidAs".

Como principal instrumento de acción coparticipada de la Estrategia se crea la Red CuidAs a la misma se pueden incorporar centros y servicios comprometidos con el cambio, proyectos innovadores, así como organizaciones y profesionales a título particular como “aliados/as” de este cambio.

La Red se conforma a través de Grupos Operativos de Elaboración (GOEs). Entre ellos, el GOE 5 está dedicado a la "Sensibilización Social y Nueva Mirada al CLD" (Cuidados de Larga Duración).

Este grupo, liderado por las coordinadoras Trinidad Suárez Rico y Carla Sánchez Caballero, trata de planificar acciones que contribuyan a impulsar una transformación social en la percepción del cuidado. Busca una mirada centrada en el valor, los derechos y las capacidades de aquellos que necesitan cuidados y también el reconocimiento social de quienes desempeñan roles de cuidado, entendiendo este compromiso como un asunto social intrínseco y conectado con la comunidad.

El pasado 30 de octubre con motivo de la conmemoración del Día Internacional de los cuidados y el apoyo, se presentó en Oviedo elDecálogo “Una nueva mirada al Cuidado” elaborado por las personas que componen este GOE 5.

Hoy tenemos el privilegio de charlar con Trini y Carla, coordinadoras del GOE 5, sobre el nuevo decálogo.

¡Bienvenidas a esta nueva modalidad de conversatorios, es un privilegio contar en la revista + Calidad con iniciativas involucradas en la búsqueda de una transformación en el modelo de cuidados de larga duración!

1. Introducción:

  • ¿Podríais compartirnos la importancia del enfoque del GOE 5 "Sensibilización Social y Nueva Mirada al CLD"?

El GOE 5 es un grupo de trabajo dentro de la Red CuidAS dedicado a impulsar y desarrollar medidas dirigidas a propiciar una nueva mirada social al cuidado. La Estrategia CuidAS, el marco de planificación estratégica en Asturias para liderar un progresivo cambio en el modelo de atención en los cuidados de larga duración, se refiere a la importancia de la sensibilización social sobre una nueva mirada al cuidado.

Esta nueva mirada significa abordar un cambio cultural que sabemos que es necesario, pero también largo y complejo, que requiere de alianzas y de una visión compartida que ponga en el centro a las personas, su dignidad, sus derechos y también sus capacidades.

2. Decálogo y Visión del Cuidado:

  • ¿Cómo surgió la idea de crear este decálogo y cuál es su propósito principal?

El GOE 5 está formado por profesionales de la administración autonómica, de la administración local, de entidades y tejido asociativo desde el occidente al oriente de Asturias, personas implicadas y sensibles a la necesidad de una nueva mirada al cuidado. En una reflexión inicial detectamos la necesidad de sentar unos principios comunes de los que partir para poder plantear Imagen 2. Portada del Decálogo: Una nueva mirada al cuidado. Desterrando mitosestrategias y acciones que ayudasen a hacer real ese cambio de mirada.  Porque consideramos que la mirada social a las personas que precisan cuidados y a las personas que cuidan es algo esencial y una reflexión sobre lo que entendemos por cuidar es el punto de partida necesario para el inicio de ese proceso de cambio, de avanzar hacia el buen trato. 

Imagen 2. Red Cuidas-GOE 5. Sensibilización social y una nueva mirada al cuidado de larga duración. (2023). Decálogo: Una nueva mirada al cuidado. Desterrando mitos. Oviedo: Consejería de Derechos Sociales y Bienestar.

Una mirada centrada en el valor, los derechos y las capacidades de quienes precisan cuidados permite y orienta el buen trato y el buen cuidado.

Hoy en día, todavía hay muchos mitos, estereotipos sobre las personas mayores y personas con diversidad funcional. Es habitual pensar que las personas con diversidad funcional son eternos niños o creer en las personas mayores con una falta de competencia.

Por lo tanto, es muy importante identificar y generar reflexión sobre ellos y fomentar una visión social comprometida con la lucha contra la discriminación por razones de edad, discapacidad y género. Una mirada que busque el prestigio y el reconocimiento social de los cometidos del cuidado. Una mirada que entienda el cuidado como un asunto social y en conexión con la comunidad.

  • ¿Qué acogida ha tenido la presentación del Decálogo?, ¿Contáis con datos a este respecto?

Aún es pronto para avanzar la repercusión que la aparición del Decálogo ha tenido, pero sí que es cierto que tanto las personas implicadas en su redacción y elaboración como las personas que acudieron al acto de presentación nos trasladaron una valoración muy positiva del mismo. Porque es un decálogo en un formato muy manejable, con un texto claro y accesible, y que además ilustra de una forma muy visual con las imágenes las doce consideraciones que lo componen. En su primera parte, se comparten siete consideraciones sobre las personas que necesitan apoyos o cuidados. La segunda parte, se dedica a las personas que cuidan y al significado del cuidado.

  • ¿Podría proporcionarnos ejemplos prácticos de cómo la implementación de este decálogo podría cambiar la forma en que se ofrece el cuidado?

Esa es la segunda tarea que tenemos que abordar: trasladar las consideraciones del Decálogo a la vida real de las personas, convertirlas en acciones concretas que cambien la realidad. Pero también es importante reseñar que hay ámbitos de la intervención social en los que ya se están incorporando estos cambios, se están desarrollando experiencias innovadoras atendiendo a esta nueva mirada, en las que las personas implicadas en los cuidados – que dan y reciben cuidados -, tienen voz, son escuchadas y participan de una forma activa. Espacios en los que las personas que reciben cuidados tienen un papel importante en la elaboración de su proyecto vital, porque la finalidad de este proceso de cambio es facilitar vidas con sentido, vidas en las que cada protagonista pueda decidir.

3. Personas que Necesitan Apoyos:

  • ¿Cómo influye la forma en que vemos a las personas que necesitan apoyos en la calidad del cuidado que reciben?

Nuestra forma de mirar, de considerar a las personas que necesitan cuidados determina nuestro concepto del cuidado. Podemos decir que según vemos, tratamos. Si vemos discapacidad y enfermedad antes que personas, trataremos déficits y patologías. Si vemos solo tareas, dispensaremos cuidados asistenciales.

  • ¿Cómo puede la nueva mirada propuesta en el decálogo mejorar la calidad de vida de estas personas?

Una mirada hacia el respeto de la persona, a su dignidad, a su valor, a sus capacidades, a sus derechos, permite el buen cuidado y por tanto, mejora la calidad de vida de las personas.

4. Personas que Cuidan:

  • ¿Qué consideraciones específicas aborda la segunda parte del decálogo con respecto a las personas que cuidan?

La segunda parte del decálogo como bien dices está dedicado a las personas que cuidan y al significado del cuidado. Pretende hacer reflexionar sobre la importancia de las personas que cuidan porque “cuidar significa acompañar vidas”, el cuidado es mucho más que un conjunto de tareas procedimentales. Se pone en valor el papel de las familias, que deben ser acompañadas en ese proceso del cuidado, puesto que “Tienen derecho a seguir con su propio proyecto de vida”, y a conciliar las tareas del cuidado con otras parcelas de la vida: familiar, profesional…. Pero ante todo con su propio proyecto de vida.

Otro aspecto muy importante en el Decálogo es el reconocimiento a los y las profesionales del cuidado puesto que “El cuidado profesional precisa de cualificación, apoyos y reconocimiento”. El cuidado profesional debe ser dignificado, tener un mayor reconocimiento social, mejores retribuciones salariales, ratios adecuadas y una formación/supervisión continua.

Por último, es vital que la tarea del cuidado sea compartida en alianza entre las familias y profesionales como se recoge en el Decálogo y ante todo desde una visión compartida del buen cuidado que garantizará mejorar la calidad de vida tanto de las personas que reciben cuidados como de las que cuidan.

  • ¿Cómo puede este enfoque impactar positivamente en la experiencia de quienes desempeñan el papel de cuidadores?

Históricamente las familias han sido las responsables de los cuidados, pero hoy sabemos que la tarea de los cuidados no es solamente responsabilidad de las familias, los cuidados tienen que convertirse en un asunto social en el que las familias estén implicadas junto a los profesionales y la comunidad. El nuevo enfoque garantiza que las familias puedan conservar su proyecto de vida y que cuenten con los apoyos necesarios para las tareas del cuidado.

5. Cambio Cultural y Alianzas:

  • Mencionáis que estamos ante un cambio cultural. ¿Cuáles son los mayores desafíos y oportunidades que presenta este cambio cultural en el ámbito del cuidado de larga duración?

Esta nueva mirada significa abordar un cambio cultural que conlleva a su vez, cambios en la mirada social al cuidado, las competencias profesionales, la normativa existente, así como el diseño y organización de los centros y servicios. Este proceso es largo y complejo que requiere de la implicación de los distintos actores implicados en el cuidado.

En este sentido, la Consejería de Derechos Sociales y Bienestar está impulsando este proceso de transformación del sistema y modelo de atención en los cuidados de larga duración a través de la Estrategia Cuidas, que es una potente herramienta para avanzar en este cambio cultural y, también, desde la Red CuidAS, espacio de acción coparticipada para llevar a cabo acciones que promuevan, apoyen e impulsen la transformación de los centros y servicios que prestan cuidados de larga duración dentro del sistema de Servicios Sociales del Principado de Asturias.

  • ¿Cómo se están construyendo alianzas para respaldar este cambio cultural y quiénes están involucrados?

Vivimos un proceso de cambios acompañados por la gran sensibilidad que se ha creado en la sociedad hacia los cuidados de larga duración. Todas las personas quieren decidir sobre su proceso de envejecimiento, cada vez es más diverso el perfil de las personas que envejecen y a mayor longevidad mayor diversidad. Todo esto exige respuestas distintas ante realidades y necesidades distintas.

Las alianzas se están produciendo entre entidades y administraciones, se están creando comunidades de cuidados con experiencias piloto de diferente índole, desde el campo de la ciencia explorando nuevos proyectos tecnológicos e incluso a través de la inteligencia artificial. Es un momento en el que se exploran diferentes respuestas ante los cambios culturales y sociales con el elemento en común de incorporar a las personas como ejes y protagonistas principales del cambio.

6. Implementación Práctica:

  • ¿Existen iniciativas específicas que se estén llevando a cabo actualmente para implementar el decálogo en distintos lugares, servicios y entidades?

Finalizamos una primera etapa con la publicación del Decálogo y desde el día de su presentación ha comenzado el proceso de difusión. El objetivo es que, en los distintos centros, servicios, entidades, ayuntamientos…se desarrollen actividades vinculadas al decálogo. Es un marco que pretende orientar e impulsar actividades diversas que nazcan de los propios lugares de cuidados.

  • ¿Qué tipo de apoyo se necesita para seguir impulsando estas iniciativas y transformar la visión actual del cuidado?

Como os hemos comentado antes es imprescindible un cambio de mirada en las personas y en las instituciones hacia los cuidados de la larga duración y por supuesto un profundo cambio de modelo que necesariamente debe ir acompañada de una adecuada inversión. Pero ya hay muchas cosas que se pueden impulsar en el campo de la sensibilización desde los recursos existentes y en esta tarea estamos.

7. Futuro y Documento Abierto:

  • El decálogo se presenta como un "documento abierto". ¿Cómo esperan que evolucione con el tiempo y cómo puede la comunidad participar en su desarrollo continuo?

Efectivamente, este decálogo es un documento abierto que pretende orientar, alimentar la reflexión para ir transformando la actual visión del cuidado de larga duración y de las personas implicadas en el mismo.

Invitamos a los ayuntamientos, servicios, centros y entidades a que el decálogo lo hagan suyo, a que se involucren y diseñen actividades relacionadas con las distintas consideraciones como, por ejemplo, hacer campañas de difusión para la dignificación del cuidado o talleres reflexivos destinados a generar conciencia social y puesta en valor del cuidado.

  • ¿Cuál es su visión a largo plazo para el impacto del decálogo en la sociedad y en la calidad del cuidado?

Tenemos una mirada positiva, somos conscientes de que estamos en un momento de cambios de gran complejidad, pero también hay un número de personas muy comprometidas y colaboradoras con estos procesos de transformación social. Cuanto mayor sea la Red CuidAs, más se fortalezca y sea capaz de trasladar a la sociedad la reflexión sobre la importancia de estos cambios, más cerca estaremos de conseguirlos.