• La consejera de Derechos Sociales ha asistido hoy a la entrega del sello de la Fundación Maria Wolff al equipamiento por su apuesta decidida en la eliminación de estas prácticas
  • Melania Álvarez ha destacado el trabajo del personal del CPR, alineado con la estrategia para la mejora y humanización del modelo de cuidados de larga duración para personas adultas.
06 de noviembre de 2022
De izquierda a derecha, La directora del CPR, Beatriz Cueva; la concejala  de Políticas Sociales y Atención a las Personas, Ana Rosa Nosti; el presidente de la Fundación María Wolff, Rubén Muñiz; la consejera de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez, la gerente del ERA, Ana Suárez Guerra y  Mari Paz Canga, directora del Centro Social de Personas Mayores, con la acreditación de centro libre de sujeciones físicas entregada hoy al CPR Valentín Palacio de Siero.  De izquierda a derecha, La directora del CPR, Beatriz Cueva; la concejala de Políticas Sociales y Atención a las Personas, Ana Rosa Nosti; el presidente de la Fundación María Wolff, Rubén Muñiz; la consejera de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez, la gerente del ERA, Ana Suárez Guerra y Mari Paz Canga, directora del Centro Social de Personas Mayores, con la acreditación de centro libre de sujeciones físicas entregada hoy al CPR Valentín Palacio de Siero.

La consejera de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez, ha asistido esta mañana al acto de entrega del sello de la Fundación Maria Wolff, que acredita al Centro Polivalente de Recursos (CPR) Valentín Palacio, de Siero, dependiente del ERA, como centro libre de sujeciones físicas. Con este acto, el CPR Valentín Palacio se convierte en la primera residencia pública del norte de España en recibir este reconocimiento.

 

Melania Álvarez ha destacado el trabajo del personal del centro, dirigido por Beatriz Cueva, y ha recordado que la labor de esta residencia del ERA “está alineada con la estrategia para la transformación del modelo de cuidados de larga duración para personas adultas, que recoge como uno de sus pilares la necesidad de que la atención y cuidados se dispensen en entornos seguros, en los que se utilicen prácticas que protejan a las personas tanto de riesgos individuales como de riesgos colectivos, avanzando hacia la  eliminación de las sujeciones”.

 

El presidente de la Fundación María Wolff, Rubén Muñiz, ha resaltado que “el equipo del CPR Valentín Palacio ha demostrado que si hay un directivo con voluntad, los centros públicos también pueden eliminar todas las sujeciones físicas sin que aumenten las lesiones por caídas y sin tener que contratar más personal. El camino abierto por este centro público es un hito que próximamente deberán seguir otros”.

 

El acto de recepción de la acreditación ha contado con la presencia de la gerente del ERA, Ana Suárez; el director asistencial del ERA, Fernando Martínez; la directora general de Planificación, Ordenación y Adaptación al Cambio Social, Ana Fernández; la directora general de Cuidados, Humanización y Atención Sociosanitaria de la Consejería de Salud, María Josefa Fernández; el fiscal delegado en Materia de Protección de Personas Mayores y con Discapacidad, Tomás Álvarez-Buylla, y el alcalde de Siero, Ángel González, así como de familiares y residentes del centro.

 

La Fundación Maria Wolff es un centro de I+D que desarrolla intervenciones para mejorar la calidad asistencial para personas dependientes. Sus métodos para eliminar sujeciones físicas y farmacológicas han sido publicados en revistas médicas internacionales de gran prestigio. Recientemente recibió el premio de I&D por sus aportaciones internacionales en el ámbito de las sujeciones químicas (criterios CHROME).